Mitología griega

El punto de partida de los griegos y de sus dioses se sitúa en la civilización minoica, que se desarrolló hacia el 1.800 a.C. en la isla de Creta, en el Mediterráneo oriental


Para los antiguos griegos, los dioses, que moraban en el monte Olimpo ocultos por las nubes de las miradas humanas, eran la personificación de las fuerzas que rigen el Universo. Así, cada dios tenía una función determinada, por lo que si un dios dejaba de actuar provocaba grandes males para los humanos.

Una característica propia e innovadora de la religión griega fue el hecho de representar a sus dioses bajo aspecto humano (antropomorfismo).

El panteón estaba presidido por Zeus, rey y señor de todos los dioses. Era el señor supremo, gobernador del universo y el cielo. Representaba el orden y la armonía, por lo que presidía tanto los juramentos como las asambleas humanas.

Los griegos glorificaron a sus dioses a través de un arte sacro, tanto escultórico como arquitectónico, cuyo máximo exponente son los majestuosos templos que construyeron.

Los dioses griegos


Temas relacionados


Vídeo/DocumentalEl arte griego